“EL TIEMPO CON MIS HIJOS NO TIENE PRECIO Y GRACIAS A MAYORDOMÍA PUEDO ESTAR CON ELLOS: YOLIMA ARÉBALO

Yolima Arébalo González ha vivido en carne propia la importancia que tiene el tiempo. Ha tenido semanas en que los momentos los sentía eternos y también ha percibido que el tic tac del reloj es justo porque le ha permitido demostrarles a sus hijos María Soledad y Arseny Samuel cuánto los ama.

Las dos circunstancias han tenido su origen en el tipo de trabajo. Yolima fue  vigilante de seguridad durante casi tres años, labor que la distanció mucho de sus dos hijos. Pero desde el año 2014 se desempeña como operaria de aseo en la Universidad del Atlántico y su vínculo laboral es con Mayordomía, empresa que le presta el servicio de limpieza y mantenimiento al centro oficial de educación superior.

“Laboré como vigilante de seguridad durante varios años y todos los días eran 12 horas de trabajo. Sentí que mis hijos se estaban alejando, ya no querían  estar conmigo sino  con otros familiares que los cuidaban y eso me rompía el corazón”, dice.

Y agrega: “Lo más duro es que trabajaba en dos turnos. Una semana era diurno y la siguiente, nocturno. Conseguir el trabajo de operaria de aseo fue una bendición porque estoy más tiempo con mis hijos y lo más  importante es que puedo demostrarles cuánto los amo”.

Reconoce que cuando era vigilante de seguridad en Bogotá a ella le tocaba pagar por hora en una sala cuna ya que no tenía ningún familiar que la apoyara en la crianza. Entonces los dejaba desde las 5 de la mañana  y una prima los recogía a las 8 de la noche. Pagaba mil pesos por hora.

Ahora vive sola, en el barrio Las Margaritas, en Puerto Colombia y contrató a una joven que le atiende los niños en hora de la mañana. Se trata de Gabriela Blanco, de 17 años y estudiante de Contaduría en la jornada nocturna de la Universidad del Atlántico.

 “Gabriela me prepara los niños para el colegio y como termino de trabajar a las 4 de la tarde, a las 5 de la tarde, los recojo. El resto del tiempo se los dedico exclusivamente a ellos. Esas horas y las de los fines de semana y festivo son las más importantes en mi vida y en la de ellos”, dice.

Si Yolima conociera  lo que dijo sobre el tiempo Charles Darwin,  seguramente se identificaría.  El naturalista inglés, reconocido por ser el científico más influyente sobre la evolución biológica, dijo sabiamente: “Un hombre que se permite malgastar una hora de su tiempo no ha descubierto el valor de la vida”.