¡ANÍMATE! ¡TENER UN JARDÍN EN CASA ES FÁCIL!

“¡Uff qué calor!”, “El clima está loco  porque nosotros no sembramos ni un árbol en nuestras casas”, “Yo he sembrado árboles, pero tener un jardín en mi casa o en el conjunto donde vivo, ¡Me parece tan difícil!”, “Eso de la jardinería lleva tiempo, que no tengo”, “Bonitos los jardines, pero para verlos porque ¡La plata que se lleva!”

 ¿Te suena familiar una o todas las anteriores frases lanzadas por personas de tu alrededor? Bueno… no eres la única.

La pregunta clave es ¿Quieres tener tu jardín? Acá te explicamos cómo. Paso a paso.

Primer paso. Debes definir qué tipo de jardín quieres tú y tu familia.  Para ello te puedes asesorar con un profesional o tomar una decisión en familia, revisando los hábitos de esta, sus gustos y su disponibilidad económica.

Segundo paso. Debes definir qué tipo de plantas vas a cultivar. Hay jardines con vegetales y frutas, otros con flores y también solo con hierbas. Los primeros incluyen, pimientos, tomates, coles, lechugas, papas, calabaza, zanahorias y otros vegetales; los de flores  deben ser variadas y los de hierbas complementan los dos mencionados y pueden incluir romero, tomillo, eneldo, cilantro, y una variedad de hierbas que desearás usar para condimentar y para usar como té.

Tercer paso. Es necesario elegir el tipo de huerto que más se adapta a tu espacio y a tus necesidades. No siempre el jardín se siembra en césped, aunque es lo más recomendado. Puedes usar bancales elevados, puedes poner mesas de cultivo en la azotea, en el patio o en la terraza, en las ventanas, o en cualquier otro lugar.

El cuarto paso es elegir el lugar donde va el jardín. No importa el tipo de jardín que desees, la mayoría de las plantas crece mejor en un suelo bien drenado y rico en nutrientes. Evita los lugares del patio dónde el agua se estanca luego de una lluvia, ya que esto puede indicar que el suelo es muy esponjoso o con mucha arcilla. Y ten en cuenta si las plantas que has escogido necesitan luz solar o no.

El sistema de riego es el quinto paso.  La decisión es importante porque de ella  dependen las primeras tareas como la confección de caballones (si se va a regar por surcos), o la colocación de las semillas/plantones a una distancia adecuada en función de los emisores de agua (si se va a regar por goteo o aspersión). Los expertos recomiendan los sistemas de microrriego, como el goteo o la cinta exudante, ya que se gasta menos agua y son más cómodos.

El sexto paso es comprar las herramientas porque no todo lo van a hacer las manos. Debes comprar semillas o plantas jóvenes, fertilizante y tierra vegetal, mantillo o composta, equipo para mover la tierra, una pala de jardinería o pala puntiaguda y una manguera de jardinería, básicamente.

El séptimo paso es cultivar. Para ello es importante diseñar de manera previa el jardín, es decir distribuir las plantas en el espacio que tienes, ya sea en la terraza o en el patio. Las características de las plantas son determinantes pues  debes ubicarlas según si aceptan sol o no.

Para cultivas las semillas o las plantas jóvenes, puedes usar la pala para cavar agujeros espaciados a unas doce pulgadas de separación, o como se indique en el empaque. Para sembrar, debes hacer agujeros y cubrir con tierra. Por última da palmaditas suaves para colocar la tierra en el lugar.

Mayordomía y Servicios tiene el personal capacitado para ayudarte a crear o mantener un jardín en tu casa o en la empresa. ¡Llámanos!